Businesswoman welcoming man to meeting

La virtud olvidada

El día de hoy, mientras regresaba del trabajo en el autobús, vi a una jovencita que estaba sentada al lado mío, haciéndose el delineado de cejas mientras se veía en un pequeño espejo, que sostenía con la otra mano.

Hoy en día eso podría parecer normal en la vida cotidiana; sin embargo, yo recuerdo muy bien a mi madre decirle a mi hermana que nunca debería, por ningún motivo, peinarse el cabello, pintarse los labios o enchinarse las pestañas en público.

Algo que he notado es que las personas ya no respetan ningún tipo de etiqueta de comportamiento, ya que en occidente vivimos en tiempos sumamente liberales, sin ningún tipo de rigor o cuestionamiento de cómo hay que comportarse cuando uno está en público.

Esto es debido a que las nuevas tendencias  nos dicen que todos somos libres y que nunca hay que preocuparnos por lo que las personas digan de nosotros, especialmente aquellos individuos que no representan ningún interés directo hacia nuestra persona.

El tener esta actitud se ha convertido en un signo de que contamos con una personalidad fuerte y que no necesitamos de la aprobación de nadie para sentirnos seguros, queridos o necesitados, Carpe Diem.

La verdad de las cosas es que esta tendencia entiende muy mal el punto de tener etiquetas de comportamiento, ya que lo ven como algo de hace dos siglos, así como algo superficial, ignorando que el verdadero propósito de estas etiquetas de comportamiento es el mostrar el respeto que todo el mundo merece tener, es decir, cuando sigues ciertas reglas de comportamiento, en realidad le estás diciendo a todas las personas a tu alrededor “Te respeto aunque no te conozco “.

 

A su vez,  la virtud de la caballerosidad ha desaparecido casi por completo en nuestros días, ya que una vez más, la sociedad moderna entiende mal los conceptos de esta virtud.

En muchos países del mundo la caballerosidad es confundida con debilidad de aquel que muestra aquella virtud, así como una insinuación de debilidad  e incompetencia del hombre hacia la mujer como se le estuviese diciendo a la dama “Me corespetomporto así porque tú no eres capaz de hacer las cosas por ti misma, ya que perteneces al sexo débil”.

Esta actitud de rechazo a la caballerosidad se da mucho en países como Estados Unidos y Canadá, donde las mujeres son muy agresivas en cuanto a su independencia y equidad de género.

Mi mensaje a estas mujeres es que al un caballero mostrar caballerosidad ante ustedes, éste simplemente les quiere decir “Aunque no te conozco, te respeto, simplemente por ser un ser humano”.

Sin embargo, sorpresivamente, algo que no se ha perdido mucho es la caballerosidad  del sexo masculino ante su mismo sexo y los hombres en general son caballerosos entre ellos.

No obstante, lo que sí se ha perdido es el respeto o la caballerosidad de los hombres para con sus mayores, algo que es verdaderamente vergonzoso, ya que nuestros mayores son las raíces de nuestra sociedad.

Algo que nos dé un sentido

Acabo de leer un discurso del doctor William Soto, que un amigo me recomendó encarecidamente. A decir verdad, nunca antes había oído hablar de este personaje, pero me alegra que me lo hayan presentado (a través de su obra, por lo menos), pues se trata de alguien sumamente interesante.

William Soto Santiago es originario de Puerto Rico y desde su juventud manifestó gran interés por cuestiones como la tolerancia, la inclusión y la justicia social. Se inclinó también por el activismo, buscando siempre colaborar en causas y acciones que apoyasen a los más necesitados.

william-soto

Sin embargo, también consideró que las acciones carentes de fundamentos teóricos y objetivos claros, corrían el riesgo de ser soluciones inmediatas y parciales a ciertos problemas, pero que no llegaban a resolver las causas de fondo.

Por ello es que William Soto ha dedicado buena parte de su vida a la investigación y la formación académica. Su amor por el conocimiento va más allá de un afán de erudición y alcanza el grado de una auténtica búsqueda de sentido para la existencia.

Los años que pasó estudiando filosofía y teología le demostraron que para poder encontrar su objetivo en la vida y esforzarse por alcanzarlo, respetando las metas e ideales de los demás, los seres humanos necesitan, primero que nada, del conocimiento. Requerimos saber quiénes somos, conocer la tradición de la cual venimos, comprender el pasado que nos ha forjado y entender también la diversidad de historias, tradiciones, creencias e ideales que existen en el mundo.

Sólo quien puede acceder a este tipo de conocimientos, afirma Soto Santiago, será capaz de cultivar virtudes como el respeto y la tolerancia. De esta forma podrá comprender que, así como su pasado y sus antecedentes han determinado algunos aspectos de su vida, los demás individuos y comunidades también tienen determinaciones que los hacen actuar de cierta forma, y al mismo tiempo, cuentan con voluntad y anhelos propios, que tratan de conciliar con sus determinaciones y límites.

Sus estudios e investigaciones llevaron a William Soto a obtener el Doctorado en Filosofía y Teología por la Universidad Internacional de Cambridge. También ha recibido los Doctorados Honoris Causa en Ciencias de la Educación, Humanidades y Derechos Humanos, por parte de distintas universidades alrededor del mundo.

educacion2

Sin embargo, y como hiciera desde joven, el doctor Soto no se ha limitado al trabajo académico. Su vocación activista, siempre latente, lo ha llevado a viajar por distintos países, principalmente de Latinoamérica, para colaborar en proyectos que promuevan la educación, los derechos humanos, la justicia y la paz.

Como mencioné al principio, conocer la historia y el pensamiento de este humanista me ha dejado una gran satisfacción, pues actualmente, la educación es uno de los sectores que menos atención reciben por parte de los gobiernos, las cúpulas políticas y empresariales, y la sociedad en general. Pocos parecen interesados en frenar el proceso de decadencia en el que se han insertado nuestros sistemas educativos. Por el contrario, pareciera que el objetivo fuera desaparecerlos o debilitarlos, al punto de que sólo sirvan para formar máquinas aptas para cierto tipo de trabajos y no ciudadanos pensantes.

Frente a un panorama como éste, personalidades como Soto Santiago nos dan un ejemplo y nos muestran que la educación y el conocimiento siempre han estado y continuarán ahí, para darnos un sentido.

educacion

La lectura y sus beneficios

Existen pocas cosas tan benéficas para la raza humana como la lectura, ya que los genios más grandes de la historia han plasmado sus ideas en páginas.

La lectura es una decodificación de símbolos, con el motivo de obtener un mensaje que generalmente es la respuesta a una pregunta.

leer

Para crecer como especie, es necesario explorar y analizar nuevas ideas y profundizar en ellas por medio de una conclusión.

La lectura es, a su vez, un gran estimulante de la mente, que fomenta habilidades como  la lógica, el razonamiento y el análisis.

Un buen lector, le aseguro sin temor a equivocarme, se convertirá inevitablemente en una mejor persona.

Esto es porque al leer, la persona va tomando nuevos intereses y desarrollando nuevas curiosidades que fomentan la búsqueda e investigación.

La lectura también es una gran herramienta para aprender nuevos idiomas o enriquecer aquellos que ya sabemos, ya que los libros, al tener tanta diversidad de géneros, aportan una enorme variedad de vocabulario.

Es probable que hayas notado que por lo general las personas de mucho leer tienden a ser mucho más independientes que aquellos no lectores.

Esto se debe a que un buen libro puede llenar tu mente y alma de una manera que por lo general las personas no pueden.

En muchos libros, especialmente en los clásicos, el lector llega a conocer a los personajes mejor de lo que uno conoce a su propio hermano, ya que por más que uno conozca a una persona, le aseguro que jamás escuchará sus pensamientos como el lector lee los pensamientos de los personajes.

Sin embargo, hay que saber leer y siempre entender la diferencia entre la literatura y la realidad, ya que si uno no lo hace, las consecuencias pueden ser graves.

fidel-castro

Las condiciones donde uno lee también tienen que ser óptimas, ya que de lo contrario uno puede lastimarse la vista severamente.

Se dice, por ejemplo, que Fidel Castro lee un libro por día y hace poco tuvo que acceder una cirugía de lente intraocular.

Asegúrese de que al leer su habitación esté siempre alumbrada y que su postura sea buena o puede desarrollar una joroba.

Ahora tome ese libro que siempre ha querido leer y ¡devórelo!

 

Duerme bien y vive bien

La vida está hecha y forjada por la competencia; aquel quien compita adecuadamente sobrevivirá, quien no lo haga, morirá.

El día de hoy, el mundo cuenta con una enorme cantidad de individuos y la sobrepoblación está tomando uno de los lugares más altos en los problemas del mundo.

sobrepoblacion

Todo ser humano tiene necesidades, una de estas necesidades es el sobrevivir y la supervivencia se obtiene  con una fuerte habilidad de competencia; más personas significan más competidores, lo que hace nuestra realidad una muy compleja.

Para poder competir, es necesario estar en óptimas condiciones, tanto físicas como mentales.

Una de las tres condiciones de la supervivencia humana está en el dormir, lo que hace del sueño una actividad que debemos de cuidar mucho.

Sin embargo, las grandes corporaciones que gobiernan la fábrica del mundo emiten, a través de todos los medios de comunicación, el erróneo mensaje de que el trabajar demasiado, comprometiendo muchas veces el sueño, es un factor positivo, cuando en realidad no es más que una pobre capacidad de organización.

Cuando yo era pequeño, recuerdo un tiempo cuando todo mi salón, de un mes al otro, bajó tremendamente  de calificaciones.

dormir-en-clase

La administración del colegio erróneamente  adjudico este cambio en rendimiento y productividad a la falta de esfuerzo de todos nosotros.

Por supuesto, tomaron medidas inmediatas, como el quitarnos el recreo y posponiendo nuestra hora de salida, algo que hizo las cosas peor.

El siguiente mes, nuestro desempeño fue aún peor, cosa que causó alarma tanto en la administración como en los padres de familia, lo que convirtió la situación  en una completa pesadilla.

Esta vez, además de las medidas ya tomadas, nuestro maestro fue remplazado por uno aún más severo.

El intento fue en vano y no fue hasta el tercer maestro cuando todo cambió.

Resultó ser que nuestro desempeño había sido pésimo por unos meses, debido al cansancio que manejábamos todos. Dicho cansancio era producto de un pequeño factor con grandes consecuencias, ese factor era las ventanas cerradas.

Al estar las ventanas cerradas, el nivel de bióxido de carbono llegó a altos niveles, causándonos sueño y fatiga, lo que cambió radicalmente al éstas abrirse y el oxígeno fluir en el salón.

Así pues, podemos ver la crucial importancia que tiene el buen uso del sueño en nuestras vidas.

Para dormir adecuadamente, es necesario que nuestra compra de colchones sea la correcta, así como el respetar nuestras ocho horas de sueño.

Por eso, querido amigo, duerme bien y vivirás bien.

Los exámenes que llegaron… ¿para quedarse?

En el terreno de la educación muchas cosas han cambiado desde que nuestra generación estuvo en la escuela primaria, considerando los que estamos por encima de los 40 años. Sencillamente, la escuela era otra.

Antes se estudiaba. Los maestros tenían una autoridad moral otorgada por los padres para aplicar “lo que fuera necesario”, para que el estudiante lograse aprender y acumular un cierto acervo y al final de la primaria o secundaria, tuviera la posibilidad de acceder a las mejores instituciones del nivel siguiente.examenes

Recuerdo que los exámenes semestrales eran largos cuestionarios en donde venían los contenidos de los meses anteriores y era un auténtico maratón de exámenes.

Actualmente se busca que el estudiante desarrolle “competencias”, esto es, que sea capaz de hacer más que solamente saber.

Varios de los mecanismos que se usan actualmente para evaluar los avances resultan difíciles de comprender para los que ahora somos padres, en el sentido de que la parte de conocimientos ya no existe al mismo nivel que solía tenerse.

Puede ser que entre los niveles de primaria, secundaria y bachillerato se comience a usar esta estrategia, sin embargo, hasta hoy no sé de alguna universidad de prestigio en donde consientan tanto a los estudiantes.

De hecho, la mayoría de las carreras los someten a presiones parecidas a lo que enfrentarán en su vida profesional.

Lo único que se mantiene como instrumento de graduación del aprendizaje son los exámenes.

Como me dijo alguna vez un maestro, “puede no ser la mejor forma de medir lo que se aprende, pero no tenemos otra cosa mejor que lo sustituya”. Entonces, los exámenes siguen ahí.

Y posiblemente esto tiene una lógica muy simple.

Aun cuando los pedagogos del planeta emitan todo tipo de teorías y se paren de cabeza, cuando se accede a una universidad se hace un examen de CENEVAL (Exani-II) o College Board.

trabajo

Si vas a solicitar trabajo, haces uno o varios exámenes de conocimientos, o psicométricos.

Si estudias medicina, te pones a estudiar la Guía ENARM, porque hay que presentar el examen de selección.

Si deseas demostrar que sabes inglés a un buen nivel, se aplica el TOEFL o el FCE.

Los exámenes invaden nuestra vida todo el tiempo y no es algo que por ahora vaya a desaparecer.

En la última década, han aparecido varias modalidades para estudiar en línea.

Comenzaron algunos cursos por parte de algunas universidades, enseñando algunas materias, basándose en las clases presenciales pero proporcionando los materiales en forma digital.

De la misma forma, los idiomas se comenzaron a hacer presentes en internet y en los últimos dos años se han agregado a estos cursos, carreras cortas con una acreditación por parte de instituciones como Google.

El futuro de la educación aún se sigue dibujando y cada vez son más los países que aceptan la opción de Home Schooling como educación formal, cumpliendo solamente con los exámenes correspondientes.

Nadie sabe si los exámenes estarán ahí toda la vida, pero lo que sí es seguro es que la vida diaria seguirá aplicándonos exámenes cada día.

La fiesta ideal

Cuando nuestros hijos están pequeños, una de las cosas que más buscamos es que se diviertan y en especial el día de su cumpleaños.

Habrá momentos en que la economía familiar dé para una gran fiesta en donde todo se consiga, desde una enorme fiesta con dulces, pastel, una comilona, juegos y en un espacio amplio y bonito.

Con la compañía de familiares y amigos, el festejado estará más que contento.

A veces como padres, pensamos que esto es lo ideal, que al hacer una gran fiesta estamos regalándole a nuestro pequeño un día fenomenal.

La cuestión es que a veces esto no resulta necesariamente así. Me explico.

Hace poco fuimos a la fiesta de un compañerito de clases de mi hija y fue justamente de esta índole, donde se notó que los padres echaron literalmente “la casa por la ventana”.

Había una serie de juegos inflables en un hermoso jardín de fiestas, una mesa de dulces enorme, bebidas a diestra y siniestra y la comida fue todo un suceso ya que había un menú especial para los más peques y uno para los papás de los peques.

Hubo un espectáculo de magia, con el que pasamos un momento agradable, entre risas y concursos. Y con la piñata, los niños se dieron vuelo.

Todo se veía muy bien, salvo que al festejado no se le notaba muy “contento”.

Mi hija se le acercó para platicar con él y le preguntó qué le pasaba.

El pequeño sin más le dijo que había mucha gente que él no conocía y se sentía un tanto cohibido e incómodo, además de que sus dos mejores amigos no pudieron asistir por encontrarse fuera de la ciudad.

Por supuesto que lo padres lo que más deseamos es que nuestro pequeño se la pase muy bien y notarás claramente que en esta ocasión no estaba resultando de ese modo, a pesar del gran desembolso económico que realizaron.

Bueno, por fin terminó la fiesta y si bien el pequeño abrazó a sus padres y les agradeció lo que hicieron por él, sí les comentó que echó de menos a sus dos amigos.

A simple vista pudiera ser algo irrelevante, pero ¿qué es más importante? ¿Hacer una gran fiesta o que el festejado se la pase bien?

Después de este suceso, venía la fiesta de mi hija, por lo que con este evento presente nos sentamos mi esposo y yo junto a nuestra pequeña y platicamos para saber qué le gustaría hacer para su cumpleaños.

La nena se quedó pensativa un rato y nos dijo con una enorme sonrisa… “quiero una fiesta en mi escuela, junto con todos mis compañeros de clases, mis maestras y ustedes y por la tarde invitamos a mis abuelitos a partir un pastel aquí en casa. No quiero una fiesta grande, solo quiero festejar con mis amigos, ¿se puede hacer eso?”

Vaya, ante tal petición, no podíamos decir que no. A nosotros como padres nos facilita mucho las cosas y para ella esta propuesta es lo ideal.

Así que nos pusimos manos a la obra. Diseñamos las invitaciones y me topé con un servicio de box lunch en DF de Café Diletto, que se ajusta muy bien al gusto de los niños, así que ni las manos metí en la elaboración del menú y completamos la fiesta con un delicioso pastel de chocolate.

Durante la fiesta en el colegio, vi la carita radiante de mi niña, jugando y departiendo con sus amigos y maestras.

Entre las cosas que me llamaron la atención es que cada uno de los niños, conforme terminaron de comer o mientras se retiraban a su salón, se nos acercaron y nos dieron las gracias con una enorme sonrisa y un abrazo.

Nuestra hija estaba feliz y nos abrazó llena de amor.

Con esta lección me quedó muy claro lo importante de tomar en cuenta los deseos genuinos de nuestros hijos, obviamente cuando estos los podemos llevar a cabo y están dentro de nuestras posibilidades, creo que es lo mejor para todos, ¿tú qué opinas?

Detalles que debe cubrir una silla para trabajar

Vengo de una reunión escolar en donde nos dieron calificaciones de nuestros hijos, junto con una serie de indicaciones para el bimestre en curso de clases.

pupitreEstando sentado en los pupitres, me di cuenta de lo cómodos que son, ya que acaban de cambiar el mobiliario escolar.

En mi época, eran unos pupitres duros y poco prácticos, por lo que agradezco que la tecnología se haya puesto del lado de los chicos. Y es que pasar varias horas sentado en un lugar incómodo realmente es desagradable.

Este mismo efecto se extiende a nuestros lugares de trabajo. En mi oficina acaban también de hacer un cambio en el mobiliario, ya que necesitábamos un ajuste en el mismo, además de que ahora tiene un nuevo look todo el lugar.

Cuando fueron a revisar el mobiliario, me llamó la atención lo que en temas de sillas maneja esta empresa.

Como todos los que aquí trabajamos lo hacemos frente a una computadora, se considera importante el disponer de un asiento cómodo, que permita adoptar una postura adecuada, alcanzar todos los elementos con los que se trabaja sin esfuerzo y poderse mover libremente.

De acuerdo a estas necesidades, una silla, por ejemplo, debe tener las siguientes cualidades:

  • La silla deberá disponer de reposabrazos, esto es para que el peso del cuerpo no recaiga completamente sobre la espalda, las piernas y los pies.sillas
  • Los materiales deberán ser preferentemente textiles y acolchados, y de preferencia que no sea demasiado blando; es preferible que se utilicen como base espumas de una cierta firmeza, especialmente en el asiento. En cuanto al respaldo, se recomienda un acolchamiento algo más blando, sin perder la consistencia.
  • Tu tamaño sí importa, por lo que las dimensiones del asiento deben ser suficientemente amplias para cambiar de postura (recolocarse, cruzar las piernas, etcétera) sin obstáculos. Así que tu silla, deberá ser tu silla.
  • Si el punto anterior se complica, entonces sería buscar sillar ajustables, así se podrán adaptar más fácilmente a las necesidades.
  • Estamos acostumbrados a no leer los manuales, cosa que es un error, por lo que si tu silla viene con instrucciones, obsérvalas para hacer correctamente los ajustes.
  • Ya teniendo tu silla ajustada a tus necesidades, ahora viene tu parte, que será el adoptar una postura adecuada. Esto significa que debes apoyar completamente tus pies en el suelo, tus piernas estar en el asiento, tu espalda en el respaldo y brazos en el reposabrazos, sin sentir un relieve demasiado marcado. Si en tu caso no llegan tus pies al piso, entonces busca un banquito o reposapiés
  • Asegúrate de que si tu silla es muy o ligera tiene movilidad, es decir rueditas, que las ruedas sean seguras, para evitar el desplazamientos accidentales.
  • Además de cómoda, tu silla debe ser estable y no debe tambalearse, incluso sentándote al borde.

Es interesante observar las recomendaciones de las sillas para oficinas, ya que al pasar tanto tiempo sentados y frente a la computadora se llegan a presentar problemas de salud que no se reflejan inmediatamente.

Al igual que en los niños, en donde debemos cuidar su integridad con muebles escolares seguros, los adultos debemos cuidar también de nuestra salud, ya que cuando hay salud, lo demás… será lo de menos.

Atención: Se solicitan políglotas

Aprender un idioma es algo que todos pueden hacer, con mayor o menor dificultad, es posible y más aún, es necesario hablar al menos dos idiomas actualmente.

idiomas para bebesUno de los factores que intervienen en el aprendizaje de un segundo idioma es definitivamente la edad, pues con el paso del tiempo perdemos la habilidad de reproducir ciertos sonidos.

Cuando los bebés tienen tres meses o menos, podemos decir que tienen la capacidad de aprender cualquier idioma, ya que a esa edad el balbuceo de los bebés en cualquier parte del mundo es el mismo, no hay diferencias.

Después de los cuatro meses comienzan a responder ante ciertas frases y es en ese momento en que pueden comenzar su exposición a frases en más de un idioma y asociarlas con su entorno.

Al llegar a los seis meses, cuando el balbuceo de los niños ya tiene acento, se comienza a establecer el idioma dominante, que será el que más se use y puede cambiar con el paso del tiempo, pues los idiomas que no se practican tienden a olvidarse.

A temprana edad, dado que no hay prejuicios culturales ni otros criterios, los niños pueden asociar más de un término para cada concepto.

Por ejemplo, existen diversos apoyos y cursos de inglés para niños, tanto para apoyarles a temprana edad, como algunos más formales, en donde ellos asisten a una escuela de idiomas y aprenden con técnicas que son apropiadas para cada edad.

Si hablamos de niños muy pequeños, el idioma debe de asociarse con juegos o conceptos atractivos para ellos y si son más grandes, se apoyan en temas que les son de interés en esa etapa.

inglesPor ahí dicen que todos llevamos un niño dentro y con el paso del tiempo le prohibimos salir a divertirse, hacer bromas y jugar o simplemente disfrutar del momento.

Otro factor que cuenta mucho al estudiar otro idioma, es la similitud o diferencia que tenga la lengua materna o dominante, con respecto a la que deseamos aprender.

Para los hispanoparlantes, las lenguas romances o derivadas del latín (como italiano o francés) tienen algunas similitudes gramaticales y los términos no resultan tan ajenos.

Si tratamos de aprender lenguas germánicas (alemán o inglés) encontraremos que tienen estructuras y algunos sonidos distintos a los que usamos.

O bien, podemos aprender lenguas eslavas (como serbio, búlgaro o ruso) o lenguas orientales (como japonés o chino) y encontraremos un mundo completamente ajeno al nuestro, en donde la escritura nos exigirá un esfuerzo adicional.

Las escuelas de idiomas tienen como principal objetivo facilitar el contacto con los idiomas e insertar a los estudiantes en el idioma, la cultura y sociedades que están alrededor de él.

Sin importar la lengua que estemos aprendiendo, llegará el momento en que debemos enfrentar “en vivo” al idioma, conviviendo con personas nativas de ese idioma o viajar a los países en donde esa lengua es la habitual.

Cabe señalar que uno de los obstáculos más grandes que se debe vencer al aprender otro idioma es la pena que nos pudiera dar el no hablarlo correctamente.

En cuanto se vence este obstáculo, el camino será mucho más sencillo. Este último punto puede ser crucial para que ya de adultos podamos seguir aprendiendo otro idioma.

Así que seamos niños de nuevo.

Cómo sobrevivir la vuelta a casa

Muchas historias de aventuras culminan con el retorno triunfante del héroe al lugar que lo vio partir. Y la mayoría de los viajes, así lo esperamos, terminan con el regreso a casa; sea después de unas merecidas vacaciones o de unas activas jornadas de trabajo.

Claro que al volver siempre nos acompaña, en cierta medida, la nostalgia. ¿Les ha pasado que después de unos días en la playa extrañan la cercanía del mar, el calorcito –que por allá les parecía sofocante- la tranquilidad y hasta los desayunos del hotel? Sí, las situaciones y ambientes nuevos pueden ser tan refrescantes, que se les echa de menos cuando se quedan atrás.descanso

Ahora bien, si basta una semana lejos de la rutina para que al regresar a ella nos desconcertemos un poco, imagínense lo que será volver a casa después de un largo periodo fuera. Quienes han tenido la experiencia de vivir en el extranjero, por el motivo o la necesidad que fuera, sabrán que al regresar a la tierra natal, no todo es miel sobre hojuelas.

No me refiero al “choque cultural” del que muchos hablan, porque si algo nos enseñan el convivir con otras sociedades y culturas es que todas tienen sus problemas, retos y ventajas. Se trata, más bien, de una especie de nostalgia amplificada. La sensación de extrañamiento no se da porque nos falta un poco el mar o el calorcito, sino porque de pronto advertimos que la ciudad, las personas y los ambientes que durante un tiempo se convirtieron en nuestro hogar, ya no nos pertenecen, y nosotros dejamos de pertenecer a ellos.

A todo lo que se empieza a echar de menos hay que sumarle las novedades que encontramos en nuestro lugar de origen. Los precios en el supermercado son más altos, el parque favorito fue convertido en estacionamiento, la mejor amiga ya es mamá y las ofertas de trabajo brillan por su ausencia. En fin, resulta que al volver a casa, el lugar de donde se supone que somos, podemos sentirnos más extranjeros de lo que éramos en el país que recién dejamos.

Si estás por concluir una temporada de estudios, una estancia laboral o cualquier experiencia que te llevara a vivir lejos, te recomendamos preparar el regreso con estas recomendaciones de Corey Heller, experta en educación multicultural y creadora del sitio web Multilingual Living.

  1. Reconoce y acepta los cambios que se dan con el tiempo

cambiosEn otras palabras, no esperes encontrar todo y a todos tal como los dejaste. Las personas y los lugares evolucionan, y los cambios son más perceptibles cuando has estado ausente por un tiempo considerable, que lo mismo puede ser un mes o más de un año. Prepárate para enfrentar diversos escenarios y no te decepciones si las personas y el entorno te dan una recepción distinta de la que esperabas; no es que ya no te aprecien, es que, al igual que tú, han cambiado.

  1. Sé paciente con los demás

Tus familiares y amigos también estarán llenos de expectativas por tu regreso. Algunos esperarán que vuelvas como alguien completamente distinto, mientras que otros desearán que sigas siendo igual a cuando te fuiste. De nueva cuenta, hay que dar tiempo para que tu entorno reconozca y acepte los cambios. Será más fácil si compartes tus experiencias y sentimientos con los demás, teniéndoles un poco de paciencia para que acepten lo nuevo.

  1. Sé paciente contigo mismo

No te sientas mal si a la semana, el mes o el año de haber vuelto aún no te has adaptado a las nuevas circunstancias. Recuerda todo lo que tuviste que modificar y adaptar para ajustarte a la vida en el extranjero y considera que tal vez debas pasar por un proceso similar en casa. Tómalo con calma, date tu tiempo y apóyate en las personas que están cerca.

  1. Redescubre tu lugar de origen

lugar de origenProbablemente al vivir en otro país, decidieras viajar por su territorio para conocerlo. Además de ser actividades sumamente disfrutables, los viajes nos ayudan a entender y aceptar el lugar en el que nos encontramos. Ya que estás de vuelta, viaja por tu país; vuelve a los lugares que más te gustaban y conoce otros nuevos. En México tienes la fortuna de encontrar todo tipo de paisajes, climas y ambientes, además de muchas opciones económicas para viajar. Aprovecha el auge de las aerolíneas de bajo costo, busca ofertas con VivaAerobus y Volaris, o vuelos Interjet baratos, y lánzate a redescubrir tu lugar de origen.

¿Pasaste ya por la experiencia de vivir fuera y volver a casa? ¿Cómo la superaste?

Parece que fue ayer

Quienes no somos nativos digitales, sino que adoptamos las nuevas tecnologías de la comunicación y los medios electrónicos conforme fuimos creciendo, aún podemos recordar cómo se hacían muchas cosas antes del auge de internet.

Recuerdo, por ejemplo, que todavía me tocó madrugar y hacer fila desde temprana hora en las taquillas del Palacio de los Deportes, para comprar los boletos del primer concierto de Pearl Jam, allá en el 2003. Años más tarde, cuando Radiohead volvió a nuestro país después de su no tan célebre visita en los ochenta, la fila ya no fue en las inmediaciones del recinto, sino en la página web del conocido proveedor de boletos. Sin embargo, parece que fue ayer lo de ir hasta el lugar de la venta, con un termo lleno de café y un refrigerio, para esperar a que abrieran las taquillas y averiguar si alcanzábamos una entrada.

palacio-deportes

Ya instalados en la nostalgia, estas son otras cosas que recuerdo y que si bien son de lo más cotidianas, tuvieron su antes y su después de internet:

  1. Comprar una computadora

Mi primera computadora personal llegó por cortesía de una tía, quien me la obsequió de cumpleaños. La compramos en una de esas ferias de la computación que se organizaban en el World Trade Center, cuando estaba por comenzar el ciclo escolar. El equipo que tengo ahora, una laptop, lo adquirí en Cyber puerta, una tienda en línea de productos tecnológicos.

agencia-viajes

  1. Planear un viaje

También me tocó acompañar a mis papás a las agencias de viajes y esperar lo que me parecían interminables horas, mientras el vendedor trataba de colocar el paquete más caro. Hoy en día me basta la hora de la comida para buscar, comparar y reservar el vuelo y el alojamiento por internet.

  1. Aprender algo nuevo

Tomar cualquier curso, fuera de idiomas, manualidades o actividades deportivas, suponía salir de casa, manejar o tomar algún transporte, asistir a la clase y emprender el camino de vuelta. Tres horas, como mínimo, si se tenía la suerte de vivir “cerca” de la escuela o academia. Hoy basta con encender la computadora, la tablet o el celular, conectarse a la plataforma de enseñanza y empezar a estudiar. Y si creen que esto no aplica para los trabajos manuales o el ejercicio, dense una vuelta por YouTube y vean cuántos videos hay para adquirir los fundamentos de yoga o pilates, o para aprender a tejer graciosos muñequitos.

  1. Conocer nuevos amigos

La escuela o la oficina, las fiestas de conocidos o los antros y discotecas eran los lugares tradicionales para conocer gente nueva y ampliar el círculo de amistades. Todo eso sigue siendo válido, pero ahora también están las redes sociales, que te permiten conectarte con personas al otro lado del mundo mientras estás en la fiesta.

fiesta

  1. Gestionar trámites y pagar servicios

Si hablamos de filas, qué tal las que se hacían para tramitar documentos como el pasaporte, el alta en Hacienda o el pago de la luz. Si bien algunos de esos procesos todavía son engorrosos, se han agilizado mucho gracias a internet. Ahora se pueden adelantar procedimientos y programar citas, lo cual por lo menos evita el madrugar para formarse.